EN SAN FRANCISCO, CITROËN SE IDENTIFICA CON ALLAIS (… Y VICEVERSA)


La ciudad de San Francisco, ubicada justo en el límite de las provincias de Córdoba y Santa Fe, está enclavada en el corazón de la región centro que conforman dichas provincias, además de Entre Ríos. En este lugar de tan intenso tránsito, en la propia ruta del Mercosur (Ruta Nacional N°19) se teje una historia de increíble fidelidad, a una marca por parte de un taller mecánico: ALLAIS Y CITROEN. Cuatro generaciones dedicadas a la reparación y mantenimiento de unidades de esa marca, han segmentado esa identificación: Don Jose, fundador del taller, su hijo Billy, su nieto Jose Alberto y su bisnieto Jose María, respectivamente mantuvieron y mantienen viva la pasión por la marca.
CRONOLOGICAMENTE LA HISTORIA TIENE EL SIGUIENTE DESARROLLO:
1930: Don Jose Allais instala un taller de reparación de automóviles en Perú 632, donde comienza a atender los servicios de los vehículos de la época, especialmente de origen europeo.
1940: El taller se traslada a la actual ubicación de Independencia 1158.
1946: El concesionario de entonces de apellido Mateo, nombra a Don Jose servicio Citroën y allí comienza, una pasión que aun persiste.
1960: El taller, en el que ya hacía varios años también colaboraba su hijo Billy, es designado SERVICIO DE RUTA para la atención de vehículos Citroën, para lo cual lo proveen de herramientas y repuestos para emergencias.

SIN PREVIO AVISO
Una madrugada (alrededor de las 3:00 hs), golpearon el portón del taller, una persona pregunto si allí funcionaba el servicio de ruta de Citroën. Ante la respuesta afirmativa, manifestó tener un problema con su auto y pidió auxilio. Billy solicito unos minutos para terminar de vestirse y salió hacia el lugar donde se encontraba el vehículo que presentaba el desperfecto. Al revisar se dio cuenta de que el problema fue provocado ex profeso, y se lo hizo saber. El inspector de la empresa (que de él se trataba), extendió la mano y mientras lo felicitaba le dijo: “queríamos saber si atendían bien a los usuarios de nuestra marca”. Ese buen señor comprobó algo que es habitual en Allais.

CITROËN VERSUS…
Había que conquistar el mercado. Cada marca desplegaba sus argumentos. No era fácil y para peor, una marca Alemana contaba con ciertas preferencias. La estrategia de Citroën fue genial. Conocedores de sus productos (y de su nunca desmentida estabilidad), enviaba unidades para demostración, con los que se hacían todas clases de pruebas, desafiando al publico a voltearlos. La gente no podía creer lo que veía y termino por aceptar la verdad: AL CITROËN NO LO TUMBA NADIE…
1963: La firma Guillermo Peretti y Cia. es designada concesionario oficial Citroën, y Allais, según puede comprobarse mediante la copia de contrato, es designado SERVICIO OFICIAL AUTORIZADO.
1968: Allais es designado depositario de vehículos al ser levantada por fábrica, la concesionaria de la ciudad. Era la época de auge de venta del legendario 2CV de 18hp. Por intermedio del inspector de post-venta de Citroën, Allais se relaciona con la firma Mugini y Cia. de Villa María, la que lo nombra sub agente, hasta 1970, año en que otra firma es nombrada concesionario oficial en la ciudad. Al no llegarse a un acuerdo con el inspector de servicios, Allais abandona el servicio oficial.
1971: Aquí comienza otra parte de la historia. Si bien Allais, como se expresa, deja el servicio oficial, no por eso abandona Citroën: DESENVOLVIENDOSE en forma particular, continúa con la atención de clientes, para lo cual cuenta con un completo stock de repuestos. Tantos años de dedicación y preferencial atención, hace que la relación con los “citroneros” se mantenga intacta y que siga siendo requerido para la solución de problemas. Las anécdotas en tal sentido abundan. NINGUAN HABITANTE DE SAN FRANCISCO, QUE HAYA SIDO USUARIO, DESCONOCE LA RELACION MARCA-TALLER EXISTENTE ENTRE CITROEN Y ALLAIS.
1977: Desaparece nuevamente el concesionario en San Francisco. Allais, entonces, comienza a trabajar en vinculación con la firma Tablada S.A. de Córdoba, para la que realiza ventas y atiende las unidades. Esto continúa hasta 1980 que desaparece Citroën Argentina. Desde esa fecha el taller trabaja en forma particular.
1983: Aparece el IES (Industrias Eduardo Salari ) y Allais retoma la actividad con la firma tablada SA.
1990: Desaparece IES, hasta esa fecha Allais continuó vendiendo unidades. Desde entonces dado el requerimiento de unidades nuevas, y ante la carencia, Allais se dedica a la restauración completa de unidades usadas, las que entrega con garantía, con lo que se mantienen hasta la fecha el parque automotor Citroën en la ciudad y zona. Actualmente: Se incorporó al taller tres camiones camillas de última generación para el traslado de vehículos y se anexa el servicio mecánico multimarcas contando con todas las herramientas necesarias. Además cuenta con un amplio stock de autopartes para Citroën, línea vieja y línea nueva.

Prensa

El Periodico - San Francisco (Cba.) 22/03/2016
Link a la nota